18/03/2015

Chronique
HERRI UNIBERTSITATEA
Cómo ser pastor de ovejas latxas pese al capitalismo

Aritz Ganboa es de Arruatzu, es pastor de ovejas latxas y vende quesos. Ayer dejó a sus ovejas pastando en la tierra comunal y se trasladó a la UPNA para participar en Herri Unibertsitatea, organizada por el movimiento estudiantil, para explicar cómo dedicarse al ganado en una sociedad capitalista. Antes se analizaron los efectos del TTIP de la mano de Oskar Matute y Joan Bosch.

Martxelo DÍAZ
P011_f01_148x104

Hubo una época en la que todos los que vivían en estas tierras eran pastores. Adecuaban su forma de vida e incluso su lugar de residencia a las necesidades de los animales. En especial, a las de la oveja latxa, una raza que ha conseguido adaptarse casi a la perfección al entorno en el que vive. De hecho, no existiría el ecosistema de los pastos de Aralar sin ovejas latxa y este animal tampoco sería lo que es sin estos pastos.

Ganboa explicó a los participantes en Herri Unibertsitatea, en un círculo de sillas para romper el exceso de formalismo, cómo decidió gestionar una explotación de ovejas latxas junto a otros dos pastores. Optaron por una ganadería extensiva, dejando a los animales el mayor tiempo posible en el monte y el menor en el corral. «Vendemos queso de Idiazabal [con la marca Albi Gaztak]. Hacemos los quesos exclusivamente con la leche de nuestras ovejas. Somos productores de leche, pero no compramos leche para producir queso», señaló.

Precisamente, la compra directa de queso al pastor es uno de los restos de la cultura precapitalista que todavía permanecen en Euskal Herria. «Estamos acostumbrados a comprar queso al pastor. No nos resulta extraño. Nos parece más raro comprarle carne, pero lo del queso está asumido en nuestra cultura», añadió.

Hubo un tiempo en el que todo el mundo era pastor o se dedicaba directamente a la producción de alimentos. Actualmente, en cambio, cada vez hay menos gente que se dedica a producir lo que comemos. Es la «lógica» del sistema capitalista, que favorece la sobreproducción de comida, pero al mismo tiempo impide que los alimentos lleguen a todos.

Frente a ello, hay alternativas como la llamada ARCO (Agricultura de Responsabilidad Compartida), que, como explicó Ganboa a los participantes de Herri Unibertsitatea, tiene tres patas. «Es como una banqueta o una mesa, si quitamos una de esas tres patas no se sostiene».

La primera de esas patas es la biodiversidad (en la que se incluye el medio natural, los pastos, pero también la aportación humana). La segunda pata es la del pastor, entendido como gestor con criterios sostenibles. Y la tercera, es la oveja latxa, puesto que es la que consigue un equilibrio con su entorno. La assaf produce tres veces más cantidad de leche, pero necesita más inversión y cuidados. Ganboa contó cómo, por duras que sean las condiciones, las latxas sobreviven en los altos de Aralar, mientras que la mayoría de las assaf mueren por neumonía o infecciones en las patas. «Una assaf con una pata mal, se deja caer en el suelo, no come y muere. La latxa sufre, cojea, anda a trancas y barrancas, pero sobrevive». Toda una metáfora de la adaptación al entorno frente a la «rentabilidad económica» que exige el capitalismo.

TTIP frente a la soberanía

Antes de Ganboa, el parlamentario de EH Bildu Oskar Matute y el miembro de Podemos Joan Bosch analizaron los efectos del TTIP, el acuerdo entre EEUU y la UE que dará carta blanca a las transnacionales para seguir esquilmando el planeta. «Si un gobierno en el futuro quiere cambiar el tratado no lo podrá hacer», alertaron sobre la pérdida de soberanía de las instituciones frente a las empresas. Además, destacaron la necesidad de movilizarse contra la aprobación del TTIP.

Herri Unibertsitatea continuará hoy en los campus de Hego Euskal Herria, con más conferencias y talleres sobre distintos aspectos que quedan habitualmente fuera de los programas oficiales. Asimismo, en Bilbo partirá la marcha de lápices rojos de enseñanzas medias desde La Casilla (11.30). En Lizarra, habrá talleres y paros en el instituto y en Errenteria partirá una manifestación desde la Plaza (12.30).